jueves, 25 de mayo de 2017

¿POR QUÉ CONTINÚO PECANDO?

¿Porque Dios no me quita estos deseos para que yo pueda dejar de pecar?” ¿Verdaderamente deseas ser libre de tu pecado sexual, del uso de la pornografía, la masturbación?

De acuerdo con la Palabra de Dios, la respuesta es simple:

Continúas escogiendo desobedecer a Dios.

Jesús dijo: Si me aman obedecerán mis mandamientos” (Juan 14:15). Dios nos ha dado la voluntad de decidir, y si vamos a salir del problema en el que nos hemos metido, entonces nosotros debemos empezar a tomar las decisiones correctas. En nuestra relación con Jesús es importante entender que la conversión ocurre una vez en la vida en el momento en que  nos arrepentimos genuinamente de nuestros pecados y transgresiones, y le reconocemos  como nuestro único y suficiente Salvador. Este es en mi opinión el momento más importante en la vida del ser humano, este es el día en que pasamos de muerte a vida.

Sin embargo es una tarea del creyente el entregar el señorío de su vida a Cristo cada día. Lucas 6:46 nos dice ¿Por qué me llaman ustedes “Señor, Señor”, y no hacen lo que les digo? En mi lucha personal con el pecado sexual debo cada día tomar decisiones, debo decidir si hoy le voy a permitir a mis bajas pasiones tomar el control de mi vida o si le voy a entregar el control a Dios.

Nuestras acciones demuestran nuestras prioridades. Tenemos una conciencia que diferencia el bien del mal y, aunque tratamos de hacer el bien,  también estamos dispuestos a hacer el mal, a pesar del hecho de que sabemos que está mal. También tenemos la capacidad para justificar nuestras decisiones pecaminosas con excusas que nos hacen sentir lástima por nosotros mismos. Santiago 1:13-15 nos dice: Cuando alguien sea tentado, no diga que ha sido tentado por Dios, porque Dios no tienta a nadie, ni tampoco el mal puede tentar a Dios.  Al contrario, cada uno es tentado cuando se deja llevar y seducir por sus propios malos deseos. El fruto de estos malos deseos, una vez concebidos, es el pecado; y el fruto del pecado, una vez cometido, es la muerte. Si bien algunos tienen legítimos traumas que tienen que superar, la mayoría de nosotros sabemos que nuestro pecado es simplemente una patética opción a ceder a nuestros deseos carnales por un momento de excitación y placer. Nos dejamos arrastrar por nuestras bajas pasiones, esa vieja naturaleza que busca placer y que nos aparta del Creador.

¿Quieres tener relaciones sexuales y experiencias placenteras antes del matrimonio? ¿Te la pasas pensando en formas de alcanzar placer con nuevas formas de depravación sexual? ¿Te hallas explorando nuevas fantasías sexuales como resultado de todas las imágenes indecentes con las cuales has llenado tu mente y tu corazón? ¿Planeas durante todo el día el momento en que estarás a solas para ver pornografía? ¿Estás teniendo relaciones con tu esposa  y al mismo tiempo adulterando en tu mente con alguna otra persona? Si tus pensamientos frecuentemente caen dentro de alguna de estas categorías, quizás has encontrado a tu enemigo. 

Jeremías 17:9 nos revela: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? y Jesucristo dijo: Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, la inmoralidad sexual, los robos, los falsos testimonios y las calumnias. Éstas son las cosas que contaminan a la persona, y no el comer sin lavarse las manos” (Mateo 15:19-20). ¿Puede el problema estar dentro de tu propio corazón? Solamente tú sabes la respuesta a esta pregunta, pero todos podemos estar seguros que un corazón que no ha sido redimido producirá todas estas cosas en abundancia.

Todos deberíamos en este punto poner nuestro orgullo a un lado y revisar nuestros corazones cuidadosamente. Pasemos un tiempo delante de Dios pidiéndole que examine nuestros corazones y nos permita recordar toda la suciedad que aun tengamos, y que podamos rendirnos completamente ante la misericordia y el poder transformador de Jesucristo. El hipócrita que se auto engaña esta en el peor de los estados. El cree que todo está bien entre él y Dios (y cree que no tiene necesidad de cambiar o auto examinarse), cuando en realidad, nada está bien.
  
 Pídele a Dios que haga un trabajo profundo exponiendo todos los deseos y las intensiones de tu corazón. Pídele que despierte tu conciencia y te muestre toda la lujuria y los bajos deseos que aun te dominan. Este es el primer paso para encontrar victoria sobre tu pecado. Sal de la negación y reconoce que necesitas de Dios para limpiar tu corazón y transformar tu vida. “Si mi pueblo, sobre el cual se invoca mi nombre, se humilla y ora, y busca mi rostro, y se aparta de sus malos caminos, yo lo escucharé desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra. Mis ojos van a estar abiertos, y mis oídos van a estar atentos a la oración que se haga en este lugar.” (2 Crónicas 7:14-15)

“Jesús le respondió: Todo el que beba de esta agua, volverá a tener sed;  pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás. Más bien, el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que fluya para vida eterna.” (Juan 4:13-14)



Diego Bedoya
Ministerio Integridad Online

martes, 23 de mayo de 2017

¿PORNO NO HACE DAÑO? LEE ESTO Y PIÉNSALO NUEVAMENTE

Porno en el cerebro

En los últimos 150 años la pornografía ha cabalgado en los talones de la nueva tecnología. Desde la fotografía al proyector de películas, desde el VHS al DVD, desde el Internet hasta los teléfonos inteligentes.
Apenas estamos empezando a ver los efectos de la pornografía masiva producida en nuestra cultura; aquellos que crecieron con acceso al Internet en sus hogares han entrado ahora a la vida de adultos. Muchos estudiantes universitarios vieron pornografía por primera vez cuando eran unos niños, y hoy en día consumen pornografía por el Internet en dosis semanales, o incluso diarias. Hace más de 10 años la doctora Judith Reisman (Autora de “la ciencia detrás de la adicción a la pornografía”) llamo a la pornografía una “erotoxina” planteando que  futuros estudios revelarían que  la corriente de neuroquímicos y hormonas liberados cuando alguien mira pornografía tendría considerables efectos negativos en el cerebro. Estudios recientes están ahora validando su teoría.

DESENSIBILIDAZO AL PLACER
Dios ha conectado el cerebro en tal forma que pueda recordar el lugar dónde nuestros impulsos naturales están siendo satisfechos. Si el cuerpo tiene sed, el trabajo del cerebro es recordar con claridad donde encontrar agua, y la dopamina es el neurotransmisor responsable por ayudarnos a recordar donde satisfacer nuestros impulsos naturales.

Siendo estimulados sexualmente, la dopamina es liberada en una región del cerebro responsable de las emociones  y el  aprendizaje, dando al espectador una sensación de enfoque claro y una conciencia del deseo: “Tengo que obtener esta cosa; esto es lo que necesito ahora mismo.” La dopamina proporciona una gran sensación de placer. La próxima vez que el espectador tenga esa picazón por mas gratificación sexual, pequeñas dosis de dopamina serán liberadas en el cerebro, diciendo: “¿Recuerdas de donde sacaste tu dosis la última vez? ¡Ve y consigue más!”

En el contexto de una relación matrimonial, este empujón para regresar a  la fuente del placer une a las parejas en intimidad sexual una y otra vez, construyendo un vínculo de amor. Pero en el contexto de ver pornografía, el efecto es algo totalmente diferente.

La exposición continúa a la pornografía, especialmente por largos periodos de tiempo, libera oleada tras oleada de dopamina, dando al cerebro un placer  anormal. El cerebro eventualmente se cansa, limitando la cantidad de dopamina emitida, dejando al espectador queriendo más pero sin poder alcanzar el mismo nivel de satisfacción. Esto es llamado desensibilización. Los placeres diarios comienzan a perder su brillo – incluyendo el sexo- y el espectador amplia sus gustos pornográficos y busca algo más novedoso o pornografía más fuerte para poder conseguir la misma excitación.

Santiago dice que pecado comienza con un deseo muy fuerte, pero “el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte” (Santiago 1:14-15).  Agrandar el pecado trae toda clase de muerte –muerte al placer, muerte a las relaciones, y ultimadamente muerte eterna.

HIPER-SENSIBILIDAD A LA LUJURIA
Mientras el cerebro se vuelve desensibilizado al placer en general, al mismo tiempo se vuelve híper-sensitivo a los diferentes desencadenantes sexuales. Así como un camino es creado en el bosque con cada persona que pasa por él, de la misma forma los caminos neuronales  establecen el camino con la próxima imagen erótica vista. Con el tiempo estos caminos neuronales se amplían con los viajes repetitivos realizados con cada exposición a la pornografía. Ellos se convierten en el camino a través del cual la interacción con las mujeres está marcada. Los circuitos neuronales  anclan este proceso sólidamente en el cerebro. Con cada mirada furtiva, la pornografía profundiza este abismo en el cerebro a través del cual las imágenes de mujeres están destinadas a pasar. Todas las mujeres se convierten en potenciales estrellas porno en las mentes de estos hombres.

En otras palabras, entre mas una persona se masturba con pornografía, más ancha será la súper autopista neuronal, desarrollando mas y mas puntos de entrada.

El apóstol Pablo describe claramente la lujuria interminable que experimenta una persona desconectada de Dios. El escribe: Han perdido toda vergüenza, se han entregado a la inmoralidad, y no se sacian de cometer toda clase de actos indecentes” (Efesios 4:19). Un acto de lujuria lleva a dos, dos llevan a cuatro, y cuatro llevan a un deseo consumidor. Su apetito nunca se satisface.

PARALIZA LA FUERZA DE VOLUNTAD
El proceso de sensibilización y desensibilización impacta la corteza pre-frontal del cerebro. A medida que los receptores de dopamina se degeneran el cerebro, se producen cambios en los lobos pre-frontales. Esta región del cerebro es responsable por nuestra fuerza de voluntad, regula nuestro comportamiento y la toma de decisiones basado en sabiduría y principios morales.

Normalmente, cuando las emociones, los impulsos y los deseos son producidos fluyen desde el cerebro medio, los lobos pre-frontales están ahí para ejercitar “control ejecutivo” sobre ellos. Pero cuando esta región está debilitada por el continuo uso de pornografía, la fuerza de voluntad se erosiona y no hay nada que pueda parar el antojo por ver pornografía. Como resultado, la persona experimenta no solo un deseo sino una necesidad intensa. Los neurocientificos llaman a este problema Hipofrontalidad. Esta persona ya no controla sus pasiones sino que es esclava de ellas.

Esto es lo que Pablo dice: “Tienen la mente llena de oscuridad; vagan lejos de la vida que Dios ofrece, porque cerraron la mente y endurecieron el corazón hacia él”. (Efesios 4:18) Ellos se volvieron “Esclavos de toda clase de pasiones y placeres” (Tito 3:3) Nuestros cerebros están designados por Dios para medir las consecuencias  y situaciones y sopesar juiciosamente para  escoger cuando dar gusto a nuestros antojos y deseos, pero la Hipofrontalidad significa que la mente saturada de pornografía tiene una muy limitada habilidad para hacer esto. La región prefrontal es una de las cosas que hace  únicos a los humanos –llenos con racionalidad y conciencia. Por esta razón podemos decir que el ver pornografía, en un sentido muy real, nos hace menos humanos.

EL PROBLEMA FUNDAMENTAL CON LA PORNOGRAFÍA
Desensibilizados al placer, sensibilizados a la lujuria, y paralizados en nuestra fuerza de voluntad –estas son algunas de las cosas que la ciencia moderna está descubriendo sobre los efectos de la pornografía en el cerebro. Como veremos más adelante, los estudios están mostrando como la pornografía moldea nuestras creencias y expectativas sexuales.
La pornografía es adictiva. Las mujeres de los vídeos pornográficos son frecuentemente obligadas, abusadas sexualmente y animadas a usar drogas. El uso de pornografía está contribuyendo  en el incremento del divorcio. Todas estas cosas son verdad; sin embargo, es importante el entender el problema cardinal con la pornografía.


La pornografía es esencialmente mala debido a su mensaje: desgarra la sexualidad de su contexto relacional y presenta a los seres humanos no como criaturas hechas a la imagen de Dios, sino como productos sexuales, como algo que puede ser comprado y vendido.

Traducido por Diego Bedoya
de "Your Brain on Porn"
Material de distribución gratuita de Covenat Eyes
http://www.covenanteyes.com/

miércoles, 18 de enero de 2017

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA DEJAR DE MASTURBARTE


Dejar de masturbarte no es tarea fácil, aun hombres y mujeres mayores tienen luchas en esta área. Pero es una batalla que puedes ganar. Aquí tienes algunas ideas prácticas que te pueden ayudar:

1.    ENCUENTRA ACTIVIDADES SALUDABLES –Las personas que se masturban son energéticas, creativas, y gente apasionada con mucho por ofrecer. Encuentra sitios saludables donde puedas gastar toda esa energía y ponerla en buen uso. Quizás un deporte en el que puedas quemar toda esa energía acumulada o alguna actividad a la que puedas dedicarte con pasión.

2.    ENFRÉNTATE A LO QUE ESTA DETRÁS – La masturbación es la punta del iceberg, pero no es el problema. La masturbación es una forma de medicina para calmar algo más dentro de ti. Es una forma de satisfacer necesidades insatisfechas en tu vida. Respira profundamente  y ve debajo de la superficie para encontrar él PORQUE te masturbas. Encuentra un grupo de varones en una buena iglesia local y atrévete a hablar con un hombre cristiano que este dispuesto a ayudarte a identificar las razones por las cuales continuas haciendo algo que sabes que te está haciendo daño. Considera visitar a un consejero cristiano.
  
3.    EMPIEZA A ESCRIBIR Y CONTINUA ESCRIBIENDO – Esto puede sonarte un poco loco, pero el escribir en un cuaderno de notas o en tu computador es una buena forma de calmar tu ser interior. Escribe acerca de tu ira, escribe acerca de tus sentimientos, úsalo como una forma de oración, como una forma de hablar contigo mismo y con Dios. Escribe también  a nuestro ministerio. Sabemos que luchas y no queremos que luches solo. Tus viajes secretos a la isla del placer no nos sorprenden y estamos aquí para ayudarte.

4.    ADOPTA UNA ESTRATEGIA PARA TU TIEMPO A SOLAS – Estar solo y aburrido puede llevarte a masturbarte, simplemente porque no tienes nada mejor que hacer, así que trata de estar ocupado. Llena tus días con actividades saludables y evita estar demasiado tiempo a solas, por lo menos mientras rompes el hábito a masturbarte.
  
5.    CREA UNA ESTRATEGIA –Ataca la fuente. Mueve tu computador a un lugar público de tu casa. Borra toda la pornografía que tengas grabada y destruye todo tipo de material pornográfico que puedas tener escondido. Apaga tu teléfono en la noche y toma la decisión de no abrir más sitios pornográficos en tu teléfono. Compromete a mostrarte tu teléfono  y tu computador a alguien a quien respetes para que ese temor a tener que confesar una nueva caiga te ayude a mantenerte apartado de hacerlo. Empieza hoy mismo a llevar cuentas en un calendario y ponte la meta de estar libre de masturbación por 30 días. Envíanos un reporte diario de tu avance.

6.    NECESITAS HABLAR CON ALGUIEN –Encuentra alguien con quien puedas hablar acerca de tus luchas, alguien en quien puedas confiar y que pueda mantener la confidencialidad de tus conversaciones. Te estoy hablando del principio de rendir cuentas. Esta persona puede ser un líder de tu iglesia, un cristiano maduro, el líder de jóvenes de tu iglesia, el pastor, un consejero. Entiendo que te aterra el pensar que tienes que contarle a otro ser humano que te masturbas, pero créeme cuando te digo que no vas a sorprender a nadie.

7.    ENTIENDE QUE ESTO ES UN PROCESO –No te convertiste en adicto a la masturbación de la noche a la mañana. Para ser libre también necesitaras tiempo. La sobriedad de la masturbación ocurre un día a la vez. Nuestra meta en este ministerio es el ayudarte a mantenerte fuerte durante este tiempo de sanidad y restauración.


8.    ORA, Y LUEGO ORA UN POCO MÁS –Probablemente has hablado con Dios para que te quite los deseos de masturbarte  y no volverlo a hacer. Pero una mejor oración puede ser: “Dios, ayúdame a cambiar mi corazón. Ayúdame a enfrentarme  a las causas, a las cosas que me llevan a masturbarme. Ayúdame a enfrentarme a las cosas profundas dentro de mi ser. Ayúdame a encontrar actividades saludables que me alejen de la masturbación. Ayúdame a encontrar la forma de hablar de mis cosas con alguien que este dispuesto a escuchar sin condenar y que este dispuesto a desafiarme y a decirme la verdad cada vez que lo necesite.”

jueves, 29 de diciembre de 2016

ABANDONANDO EL SEXO SOLITARIO

En cada país de América Latina la masturbación tiene diferentes nombres: Hacerse un Antonio, la paja, Manuela, Limpiar la tubería, llamando a lo cinco magníficos, cambiar el agua a las aceitunas, cusquiarse, maqueársela, Alemanita, cinco contra uno, pasar a manual, ¡yo eso no lo hago!, saludar al amiguito, cargar la pistola, frotar el palito, poner el freno de mano, llenar el pozo, cascársela, sacudir la sardina, hacer fuego, limpiar el sable, mano helada, darle al manubrio, jugar al uno, hacer bailar al soldadito, ¡¡Hijo sal del baño!!!

Ok, después de hacerte reír por un instante, espero que pongas toda tu atención a lo siguiente:

Todos nos ponemos incómodos cuando hablamos del tema de la masturbación. Algunas veces cuando hablo acerca de este tema la reacción del auditorio es la clase de reacción que esperarías si confesaras que le pegas a tu mascota en tu tiempo libre. Así que empecemos por ser honestos,  la mayoría de nosotros nos hemos masturbado.

La masturbación no es un regalo de Dios para los solteros y tampoco una forma de prevenir otros pecados sexuales. La masturbación trae un alivio físico, pero nunca puede satisfacer emocionalmente, no es una experiencia compartida. Está dirigida hacia uno mismo. La experiencia sexual que fue diseñada para ser compartida con otra persona, es consumada en la soledad en silencio. La masturbación es un comportamiento auto-céntrico.  No nos lleva a relacionarnos sino a alejarnos. En vez de resolver nuestro aislamiento, la masturbación contribuye al problema. En la masturbación estamos tratando de satisfacer nuestro deseo sexual, pero en una forma inmadura. Recibo mucho correo de personas atrapadas en el círculo vicioso de la adicción a la masturbación. Lo hacen porque se sienten tensionados, estresados, enojados, solos, con falta de ocupación, etc. Quieren detenerse pero no pueden. Algunos logran pasar semanas e incluso meses sintiéndose libres, hasta que algo ocurre que los lleva a empezar nuevamente.

La lucha con la masturbación y la pornografía frecuentemente crecen en el secreto y son alimentadas por la vergüenza. La tendencia normal de la gente es el tratar de conquistar sus adicciones en secreto para que nunca nadie sepa que tuvieron un problema, salvando así la vergüenza de que alguien se entere. La frustración crece mientras la estrategia es frecuentemente el rogar a Dios que se lleve estos deseos y cuando El no lo hace, el espiral continua.

En orden de romper cualquier adicción, la pregunta que eventualmente necesitamos hacernos es: “¿Deseo la victoria más de lo deseo evitar ser avergonzado?” Si evitar que te descubran es lo más importante en tu vida, entonces la victoria será muy difícil de obtener. No estoy seguro que sea justo pedirle a Dios que nos quite los deseos sexuales porque Él es el que nos los ha dado. Deseos sexuales en las situaciones correctas son buenas, pero esos deseos sexuales fuera del los espacios correctos pueden destrozar todo en tu vida, incluyendo tu familia.

¿Qué tan serio eres en tu deseo de acabar con todas esas actividades destructivas? Cuando lo desees lo suficiente empezarás a dar los pasos necesarios para vencer. Le contarás a ese amigo, hablaras con tu pastor, buscaras a un consejero, pondrás los bloqueos necesarios. Estos bloqueos son necesarios para alejarte de lo que no deseas hacer. Si quieres abandonar la masturbación entonces pondrás barreras específicas en tu vida que te ayuden a tener éxito.

Un bloqueo muy importante es el instalar un filtro en tu computador, un filtro que reporte  frecuentemente a alguien a quien respetes todas las actividades y sitios visitados en el Internet en tu computador.

Trata de identificar que es lo que te lleva a masturbarte; para muchos la principal causa es el estrés. Entre más estrés mas tienden a regresar a sus adicciones y así escapar de su realidad. Encuentra una fuente saludable para acabar con tu estrés, quizás el salir a caminar, el montar en bicicleta, el salir a jugar con tus amigos un buen partido de futbol o baloncesto, salir a hablar con otra persona. Las diferentes actividades pueden ayudarte a calmar el estrés.

Si estas batallando con el sexo solitario y quieres hablar con alguien escríbenos un correo a integridadonline@gmail.com

Estamos en esto juntos, no estás solo, aun cuando sientas que lo estas.

Si encontraste herramientas que te ayudaron a dejar la masturbación y quieres compartirla con otros puedes dejarnos un comentario aquí.

Diego Bedoya
Integridad Online

jueves, 22 de diciembre de 2016

¿OLÍA PEOR QUE TU PECADO?

Estas apartado de la realidad de tu familia, tu hogar y tus amistades y te has encerrado en un mundo de fantasía que apesta y huele terriblemente mal. Es el mundo de la pornografía y el pecado sexual. Estas rodando por un espiral que te lleva cada día mas hacia abajo y no ves donde aferrarte y donde encontrar esperanza. Es quizás el mejor momento para que le des una mirada a ese pesebre del cual todos hablan por esta época del año

En muchas formas no había nada especial acerca del bebe o su nacimiento. Esa pobreza, ese escándalo evitado cuando María quedo embarazada, ese comité de bienvenida por unos cuantos pastores; nada de eso era digno de un Rey. Nada de eso fue majestuoso.
Y sin embargo el nacimiento de Jesús era precisamente eso, majestuoso. Dentro de ese misterioso nacimiento había un amor tan poderoso como solo un verdadero líder de la humanidad podía exhibir. Era majestad en su forma más pura y maravillosa.

Sus primeras respiraciones en un establo y sus primeros pasos como un refugiado huyendo de un régimen despótico, eran exactamente los comienzos notables que solo nuestro Rey de Reyes elegiría. Y en estos detalles descubrimos una profunda verdad: “Dios está preparado para ir hasta lo los lugares más remotos y olvidados para alcanzarte a ti y a mí”.

En mi devocional de hoy leí el capítulo 53 del libro de Isaías. Este capítulo es una pieza clave en la Biblia. Es mencionado en los libros de Mateo, Juan, Romanos y otros más, y nos presenta una clara explicación del pecado y la expiación. Estos versículos que vas a leer señalan claramente a la vida de Jesús y la salvación de Su pueblo. Las verdades de esta porción de la escritura viajan a través del tiempo y nos revelan mucho acerca de la majestad encontrada en ese pesebre:

“¿Quién va a creer lo que hemos oído? ¿A quién ha revelado el Señor su poder? El Señor quiso que su siervo creciera como planta tierna que hunde sus raíces en la tierra seca. No tenía belleza ni esplendor, su aspecto no tenía nada atrayente; los hombres lo despreciaban y lo rechazaban. Era un hombre lleno de dolor, acostumbrado al sufrimiento. Como a alguien que no merece ser visto, lo despreciamos, no lo tuvimos en cuenta. Y sin embargo él estaba cargado con nuestros sufrimientos, estaba soportando nuestros propios dolores. Nosotros pensamos que Dios lo había herido, que lo había castigado y humillado. Pero fue traspasado a causa de nuestra rebeldía, fue atormentado a causa de nuestras maldades; el castigo que sufrió nos trajo la paz, por sus heridas alcanzamos la salud. Todos nosotros nos perdimos como ovejas, siguiendo cada uno su propio camino, pero el Señor cargó sobre él la maldad de todos nosotros. Fue maltratado, pero se sometió humildemente, y ni siquiera abrió la boca; lo llevaron como cordero al matadero, y él se quedó callado, sin abrir la boca, como una oveja cuando la trasquilan. Se lo llevaron injustamente, y no hubo quien lo defendiera; nadie se preocupó de su destino. Lo arrancaron de esta tierra, le dieron muerte por los pecados de mi pueblo. Lo enterraron al lado de hombres malvados, lo sepultaron con gente perversa, aunque nunca cometió ningún crimen ni hubo engaño en su boca.”

Primeramente es claro que El viene por una razón única y clara: porque lo necesitamos. Nuestras “enfermedades…nuestros sufrimientos” nos colocan en tan desesperada necesidad de ayuda. Y es una tontería el pensar que El merecía lo que le paso. Jesús no fue “castigado por Dios”. La verdad es difícil de asimilar, pero debemos aceptarla: “El fue molido por nuestras iniquidades".

Ese bebe que nació en un humilde pesebre en un mal oliente establo, pagó por  nuestros pecados, por nuestra mala conducta, porque nos apartarnos y nos alejamos de las leyes de Dios. Nosotros acumulamos la cuenta y El fue quien la pago trayendo paz, sanidad y salvación para nosotros.

Todos nosotros somos culpables, todos nos extraviamos como ovejas y todos estamos en deuda con Dios por nuestros pecados.

Hay majestad en el pesebre; allí en ese establo encontramos la esperanza para nuestros corazones. Puede que no parezca mucho para algunos, pero para aquellos que se han arrodillado delante del Señor, que han confesado sus pecados y han aceptado su perdón, el nacimiento en el pesebre es un acontecimiento que trae esperanza para todos incluyéndote a ti y a todo aquel que lucha con el pecado sexual. La pornografía y el pecado sexual te ofrecen mucho y te dan muy poco, te llevan mucho más allá de donde querías ir y al final de dejan mas vacío y solo que antes.

Deja el pecado, acércate a Dios y él se acercará a ti,  es tiempo de recordar que solo en Cristo hay esperanza y salvación para tu alma. 


Diego Bedoya

martes, 11 de octubre de 2016

¿DEBO DEJAR DE VER PORNOGRAFÍA?


¿Por qué debo dejar de ver pornografía?

La pornografía tiene muy poco que ver con el sexo y mucho que ver con la fantasía. Si no te apartas de ella, esta adicción a la fantasía puede convertirse en un fuego que te consume poniendo en riesgo tu calidad de vida. Antes de que regreses nuevamente a la pantalla de tu computador  o de tu teléfono para ver esas imagines considera lo siguiente:

1.    El uso de pornografía te deja insatisfecho y deprimido

Investigaciones recientes afirman que aquellos que usan pornografía están más predispuestos a tener altos niveles de ansiedad y depresión y más bajos niveles de autoestima que aquellos que no la usan. El cerebro es el responsable de esto.

Aparentemente mientras una persona estimula el centro del placer del cerebro de manera artificial con la pornografía, lo que resulta haciendo a largo plazo es debilitando la habilidad de responder a formas naturales de placer.

Antes de que des cuenta, la vida real tendrá que competir con los niveles de excitación artificial que ofrece la pornografía. La vida real – y el matrimonio – generalmente pierden la competencia.

2.    La pornografía acaba con el placer de tu vida sexual

Algunas personas creen que la pornografía puede añadir placer a sus vidas sexuales. Sin embargo estudios prueban todo lo contrario. La pornografía realmente produce menos intimidad de pareja, menos romanticismo, y menos satisfacción en experiencias sexuales reales. Los usuarios de porno tienden a tener problemas de eyaculación precoz y disfunción eréctil. Habiendo pasado tanto tiempo en experiencias sexuales irreales en papel, teléfono o computador, se hace mucho más difícil el tener sexo con un ser humano real.

Por el contrario, cuando la pornografía no es parte del matrimonio, el sexo real mejora con el tiempo.

3.    La pornografía no es de hombres

Aunque el conquistar a esa mujer en la pantalla de tu computador pueda parecerle a tu mente que te hace sentir todo un varón, no hay nada varonil al respecto. El verdadero sexo te envuelve a ti completamente, todos tus miedos, tus inseguridades, toda tu capacidad para dar. También envuelve a otra persona real. Todas sus necesidades, todo su equipaje, toda su capacidad para juzgarte y herir tu dignidad.

La pornografía no requiere esfuerzo, no requiere sacrificio ni madurez. El sexo real en el matrimonio requiere que tomes riesgos, que seas vulnerable, que te entregues completamente a la otra persona. Esta clase de intimidad es para hombres genuinos.

4.    LA PORNOGRAFÍA NO TE AYUDA A HACER AMIGOS

Los hombres envueltos en el uso de pornografía se aíslan de los demás, se vuelven introvertidos, narcisistas, asociales y distraídos. En otras palabras el uso de pornografía no te hace una persona agradable o atractiva.

La neuroquímica enseña que entre más te unas a las fantasías de tu computador, mas difícil será el interactuar con personas reales. La pornografía asesina las conexiones humanas.

5.    La pornografía es un riesgo profesional

La pornografía es el amo de la preocupación. Hombres que ven pornografía están más distraídos incluso cuando no están conectados al computador y muchos de ellos admiten que su rendimiento laboral sufre debido a esta distracción.

6.   La pornografía hiere a tu pareja

Es fácil pensar que tu hábito de porno es secreto y no afecta a nadie. Pero como lo hemos visto, la pornografía inevitablemente mata la habilidad humana de conectarse emocionalmente. Sea que tu esposa sepa o no acerca de tu habito, tus acciones ya la están lastimando. Una mujer no es solo un cuerpo, es un alma que vibra y que busca la intimidad, la comunicación, la atención, la consideración, el respeto y el amor de dos almas uniéndose en una sola. El esposo que se enfoca en su propia gratificación física no provee a su esposa nada de la gratificación emocional y espiritual que es lo que ella anhela.

Tu matrimonio posiblemente sobreviva tu hábito por un periodo de tiempo. Sin embargo, si continuas escogiendo la fantasía en lugar de la realidad, inevitablemente destruirá tu habilidad de amar a tu esposa.


(Este articulo está basado en el artículo en ingles de Tyler Ward “9 reasons men should stay Away From porn” de la página xxxchurch.com)

miércoles, 15 de junio de 2016

3 COSAS QUE LA IGLESIA NO TE ENSEÑA ACERCA DE LA PORNOGRAFÍA

Iglesia y pornografía, ¡Vaya tema! Tradicionalmente, cuanto se trata de la iglesia y porno, los lideres han dicho algunas cosas bastante incomodas y francamente hirientes. Sin embargo la iglesia cristiana está empezando a entender que este es un tema que no puede seguir siendo ignorado. Aquí tienes algunas cosas que la iglesia no te enseña sobre el tema de la pornografía.

 1.  La pornografía se siente bien
 
Una expedición pornográfica puede sentirse increíblemente bien. No hay necesidad de negar eso. Cuando tu estas “en la zona” y has decidido actuar en esa tentación, la anticipación y el placer sexual de ver porno te hace sentir bien, muy bien. Al menos por un poco de tiempo. Pareciera llenar el vacío en tu corazón, pareciera que te satisface y te da control. La pornografía recurre a nuestros instintos sexuales y el deseo innato de ser deseados, amados y tocados. Además, no hay riesgo de que te rechacen o de dificultades de pareja, porque eres solo tú y la pantalla de tu computador. ¿Cuánto mejor podría llegar a ser?
 
Bien, eso es lo que pensamos hasta que las cosas comienzan a descender. De repente empezamos a sentir remordimiento y empieza a hacerse claro que las cosas son más dañinas que beneficiosas.
 
La mayoría de las discusiones sobre el tema de la pornografía giran alrededor de estos temas. La vergüenza, el deterioro de la intimidad y la degradación. Tales conversaciones son necesarias. Ministrar y educar son necesarias para ayudar a muchos adictos a la pornografía que llegan con remordimiento a la iglesia los Domingos… y el resto de la semana.
 
Pero no debemos olvidar o ignorar la realidad  que el  ver porno se siente bien. Los químicos eufóricos del sistema de recompensa del cerebro son responsables por estos sentimientos. La dopamina y la Oxitocina  son los químicos que producen esta sensación de placer.
 
Porno es una forma fácil de excitarse, es por eso que tiene sus garras en muchas personas.
 
2.  MUCHOS DE LOS SE SIENTAN JUNTO A TI EN LA IGLESIA ESTÁN LUCHANDO CON LA PORNOGRAFÍA
 
Pero eso no significa que todos en tu iglesia están de acuerdo con el uso de pornografía. Muchos de los que van a tu iglesia luchan con esta adicción y quizás tu nunca lo sepas pues ellos nunca lo admitirían. Tristemente aunque  la iglesia es consciente del problema que se acumula en sus sillas, solo unas pocas tienen programas establecidos para ayudar a sus miembros a enfrentarse con su problema de la pornografía y encontrar su libertad.
  
3.  DIOS NO ES EL ÚNICO QUE PUEDE AYUDARTE
 
Tu Padre celestial te conoce y  te ama. Tú eres tan valioso para El que dio a su Hijo por ti. El persigue tu corazón como un amante incasable y está trabajando para liberarte de la pornografía que te esclaviza. El restaura tu corazón y tu mente y te revela la verdadera intimidad.
 
Dios ha motivado a muchas personas para crear recursos que pueden ayudarte. Está bien que uses los recursos disponibles. Ellos son  necesarios. No te sientas avergonzado de buscar a otros para que te ayuden. Lee libros, toma clases, busca terapia. Dios puede ayudarte a través de todas esas herramientas.
 
La libertad no siempre es tan simple como el rendirte a Dios y ser liberado instantáneamente. Usa los recursos que Dios te ha dado.
 
La recuperación es posible.
 
(articulo basado en el blog del ministerio en ingles xxxchurch.com)